Antes de alquilar su vivienda…

 

Ante la llegada de las fechas estivales, es muy frecuente que muchos propietarios opten por arrendar sus viviendas. Pues bien, teniendo en cuenta que lo más recomendable siempre a la hora de redactar un contrato de cualquier tipo, es acudir a un profesional del derecho para evitar problemas posteriores,  vamos seguidamente a enumerar, entre otras, algunas de las pautas a tener en cuenta para alquilar un inmueble:

En primer lugar, respecto de los contratantes se ha de detallar su identificación, y en qué calidad firman y se obligan por las cláusulas del contrato. Así, en el caso del arrendador, podrá ser como titular o propietario del inmueble, usufructuario (con derecho de uso y disfrute) o con otro título distinto.

En segundo lugar, debe concretarse el objeto del contrato, es decir el bien inmueble, teniendo en cuenta su ubicación, dimensiones, etc.

En tercer lugar, se mencionará el período de tiempo por el cual se alquila, y en caso de querer desistir anticipadamente, venir a estipular un tiempo mínimo para comunicarlo a la otra parte.

En este sentido, dependiendo de la duración del contrato, puede ser oportuno solicitar una nota simple en el Registro de la Propiedad, para conocer si el inmueble está “libre de cargas” a tal efecto, y no acarrear problemas posteriores.

En cuarto lugar, es muy importante determinar el precio, la forma de pago, la posible fianza y el abono de suministros. Muchas veces, de cara a no tener problemas de reclamación de rentas, conviene estipular que el pago tendrá únicamente lugar mediante ingreso bancario, especificando el número de cuenta en el contrato, de tal forma que pueda probarse la cantidad que se reclama.  Asimismo,  se precisará quién estará obligado a abonar otros costes derivados del inmueble, como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (el I.B.I. o la comúnmente conocida “contribución”), el Seguro del hogar, o el pago de las cuotas de Comunidad, etc.

En quinto lugar, si el inmueble cuenta con mobiliario, electrodomésticos y otros utensilios, se debe proceder a enumerarlos mediante un inventario, debiendo aclarar quién será el responsable de su restitución en caso de destrucción o deterioro.

Por último, es preciso fijar los motivos para la resolución contractual, en caso de disconformidad entre las partes, de impago o de cualquier otra eventualidad, reseñando la competencia de los tribunales donde esté ubicado el inmueble.

spacer